portada

portada

SÍGUENOS EN "EL COMERCIO"

viernes, julio 12, 2013

nuestro bizcocho de la abuela

El pasado fin de semana nos levantamos con ganas de comer algo dulce, casero, y rápido de hacer, que no nos llevara mucho tiempo cocinarlo para poder degustarlo cuanto antes, así que rescatamos el recetario de la abuela y nos decidimos por este tradicional bizcocho que se viene haciendo en nuestra familia desde hace varias generaciones.

Es un clásico bizcocho de natas, que se hacía para aprovechar la nata que dejaba la leche fresca de vaca cada vez que se hervía, y como podréis comprobar es una receta muy sencilla, ya que se parte de  la cantidad de natas que tenemos.

Hoy día, como la leche no da la nata suficiente para elaborar esta receta, partimos de 300 c.c  de nata líquida, y a apartir de ahí los ingredientes son :  el mismo peso en azúcar ( 300 gr. ), el doble de peso en harina ( 600 gr. ), y un huevo por cada 100 gramos de nata que utilicemos, en este caso utilizaremos 3 huevos. Además, añadiremos 16 gramos de levadura de repostería y unos 5 grs. de sal.

Empezamos precalentando el horno, a unos 180 º, con aire. 
Engrasamos el molde que vamos a utilizar con un poco de mantequilla fundida y enharinamos.

En un bol amplio, batimos con unas varilla eléctricas los 3 huevos con los 300 gr de azúcar, hasta que doblen su volumen y nos quede una crema blanquecina.

 Añadimos la nata, continuamos batiendo hasta que se integre, y por último incorporamos los 600 grs. de harina junto con la levadura y la sal, todo tamizado para evitar la formación de grumos y que lleve impurezas.

Batimos bien y dejamos reposar esta masa unos 5 minutos para que la levadura haga su trabajo.
Vertemos en el molde enharinado, y lo introducimos en el horno precalentado, a 180º, durante unos 30-40 minutos aproximadamente. 
Sacar y desmoldar. 
Espolvorear con azúcar glasé, o rociar con una glasa real.

El resultado lo podéis ver en las fotos, un bizcocho muy sencillo de hacer con un resultado espectacular de presencia y de sabor.
En este caso, para garantizar el éxito en el resultado final, hemos utilizado un molde mágico, el molde "Heritage Bundt" de la casa Nordic Ware, fabricado en aluminio de la más alta calidad, que reparte el calor por todo el molde de forma uniforme, evitando que se queme el bizcocho.


No hay comentarios:

Publicar un comentario