portada

portada

SÍGUENOS EN "EL COMERCIO"

miércoles, abril 23, 2014

cien años de soledad



El pasado 17 de abril Macondo se quedaba huérfano; moría el gran Gabriel García Márquez. El autor de grandes obras de la literatura hispanoamericana se ha ido para siempre, pero nos ha dejado un importante legado cultural que difícilmente morirá algún día.  

En este caso, Márquez si tiene quien le escriba. La prensa de todos los países se hizo eco de la noticia de su muerte, y millones de admiradores se acercaron a darle un último adiós. 

García Márquez es el máximo representante de la narrativa hispanoamericana, pero lo que muchos olvidan es que no solo fue novelista, sino también un importante periodista. De sus trabajos periodísticos conservamos excelentes reportajes y crónicas, aunque no todo fueron trabajos de este tipo, ya que Márquez pasó sus últimos años de vida dedicándose a la enseñanza de tan noble oficio. De la narrativa más fantástica e imaginativa al periodismo más pulcro y exacto. De un extremo a otro, pero con un indudable estilo propio y talento innato. 

Su prosa tenía el don de enamorar desde la primera página: palabra a palabra hacía volar la imaginación, y letra a letra dejaba aflorar los sentimientos. Con él teníamos la sensación de teletransportarnos a lugares y épocas remotas; éramos parte de sus historias, como si de algún modo fuésemos también protagonistas. 

Gracias Márquez por tu perfecta prosa, por tus palabras sinceras y, sin duda, por invitarnos a entrar en tu mundo y hacernos protagonistas en él. Ahora ya eres eterno y nos alegramos por ello, pero nunca sentimos tanta soledad. Una soledad que nos durará al menos cien años. Hasta siempre, Gabo

Victoria B. Villazón

No hay comentarios:

Publicar un comentario