portada

portada

SÍGUENOS EN "EL COMERCIO"

martes, mayo 01, 2012

santiago ramón y cajal

SANTIAGO RAMÓN Y CAJAL

( Petilla de Aragón, España, 1 de Mayo de 1852 - Madrid, 17 de octubre de 1934 ) . Histólogo español.

 
Doctor por la Universidad Complutense de Madrid, director de Museos Anatómicos de la Universidad de Zaragoza (1879), catedrático de anatomía de la Universidad de Valencia (1883), ocupó las cátedras de Histología en la Universidad de Barcelona (1887) y de Histología y Anatomía patológica en la de Madrid (1892). 

A partir de 1888 se dedicó al estudio de las conexiones de las células nerviosas, para lo cual desarrolló métodos de tinción propios, exclusivos para neuronas y nervios, que mejoraban los creados por Camillo Golgi. Gracias a ello logró demostrar que la neurona es el constituyente fundamental del tejido nervioso. 

Estudió también la estructura del cerebro y del cerebelo, la médula espinal, el bulbo raquídeo y diversos centros sensoriales del organismo, como la retina. 

Neurona dibujada por Ramón y Cajal

Entre otros premios obtiene en París el Premio Internacional de Moscú y en España la Gran Cruz de Isabel la Católica y la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio

Se crea el Instituto Nacional de Higiene Alfonso XIII del que es nombrado director en 1903. Publica su anuario Trabajos de Laboratorio de Investigaciones Biológicas, iniciando trabajos sobre la fisiología del sistema nervioso publicando el importante libro Textura del sistema nervioso del hombre y los vertebrados.
Miembro electo de la Real Academia Española, obtiene también la Medalla de Oro de La Academia Imperial de Ciencias de Berlín.

Su fama mundial, acrecentada, se vio refrendada con la concesión, el 10 de Diciembre de 1906, del Premio Nobel de Fisiología y Medicina por sus descubrimientos acerca de la estructura del sistema nervioso y el papel de la neurona, galardón que compartió con C. Golghi, convirtiéndose así en el primer científico español en conseguir este galardón


En 1914 publica el libro Degeneración y Regeneración del sistema nervioso fruto de sus últimas investigaciones. 

En 1920 se crea el Instituto Cajal que dirige y en el que trabaja con sus alumnos  más brillantes. Se jubila en 1922 y recibe el Premio Echegaray. En 1930 fallece su esposa; en  1932 dimite de su cargo como director del Instituto Cajal; y en 1934 publica su último libro de carácter literario El mundo visto a los ochenta años.

 Fallece en Madrid el 17 de octubre del mismo año. 
 
Prueba de la intensa actividad que despliega todavía en el último período de su vida es la publicación, en 1933, del trabajo titulado «Neuronismo o reticulismo», en la revista científica Archivos de Neurobiología, aportación que se considera su testamento científico. 

Cajal es el más grande científico que España ha dado jamás al mundo. Sus trabajos son básicos, capitales, sólidos y plena referencia y vigencia aun hoy en día para ciencias tales como la anatomía, fisiología, biología y la neurología y neurología 

Sus trabajos sobre la estructura del sistema nervioso cambiaron las teorías existentes abriendo un inmenso campo de conocimientos. A través de su teoría de la polaridad dinámica de la neurona y de su teoría neurotrópica, llegó a estas conclusiones:

·  La capacidad intelectual no depende del número y dimensiones de las neuronas cerebrales sino de la riqueza de sus terminaciones. 

 ·  Intuyó que el aprender una habilidad o destreza conlleva el robustecimiento de las vías nerviosas implicadas y el nacimiento de nuevos apéndices celulares. 

·  Ideó la teoría del alud nervioso: toda impresión recibida del exterior se propaga hacia los centros nerviosos como un alud con intensidad progresiva. Esta teoría esclarece procesos como las alucinaciones. 

En el cerebro humano demostró que su superioridad esta ligada a la prodigiosa abundancia y lujo de formas de las neuronas de axón corto observadas únicamente en la especie humana. 

Investigó la regeneración y degeneración del sistema nervioso, demostrando que las fibras de un tronco nervioso seccionado mandan ramas nuevas que atraviesan la cicatriz y regeneran el nervio cortado.

 Dibujo de la Corteza Humana. Según Cajal, aquí se genera la conciencia del entorno y de uno mismo.

Sir Charles Sherrington ( médico neurofisiólogo británico, premio Nobel de Medicina, que estudió las funciones de la corteza cerebral , fallecido en 1952 ) decía : “Cajal ha llegado en cierto modo al símbolo del renacimiento cultural de su país. A pesar de su visa sencilla y retirada... Él y su devoción a la ciencia y su prestigio fueron tomados por muchos de sus compatriotas como ejemplo de lo que una España nueva podía esperar y alcanzar; se le consideró como una especie de precursor de lo que la España mejor debía aspirar a ser. En este sentido se apoderó de la imaginación patria, los billetes de banco llevaban su efigie como emblema nacional...es un tributo que prueba el lugar donde le colocaron los españoles con la simpatía y aplauso sincero de todo el mundo civilizado”. 

El doctor Ernesto Lugaro, profesor de Psiquiatría en la Universidad de Turín, escribió quizá la más justa de las apreciaciones acerca de la obra de Cajal. Consideró la obra de Cajal como monumental. Sin exageración, cabe decir que la moderna neurología la debe más que a nadie el enorme progreso realizado durante los últimos cincuenta años: un complejo gigantesco de hechos e ideas de los cuales esta ciencia deriva su fisonomía característica. Especialmente en el campo de la morfología nerviosa, puede decirse en verdad que Cajal, él sólo, ha producido más que todos los demás neurólogos juntos; métodos, técnicas de inextinguible fecundidad, instrumentos de trabajo para todos, numerosos descubrimientos, del más sencillo de los cuales podría estar orgulloso cualquier científico; interpretaciones penetrantes y sintéticas, lúcidas y persuasivas que han obrado como fermento e fisiología y patología. Sea cual sea la rama de su especialidad que escoja un neurólogo debe tener siempre presente los trabajos de Cajal, y debe invocar su nombre al exponer cualquier hecho o idea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario